Estrés – Respiración – Serenidad

El poder de transformación de la respiración abdominal

En esta ocasión quiero hablaros de una herramienta sumamente eficaz y a la vez sencilla, que no simple, para ayudarnos a disminuir o incluso disipar la tensión, el estrés y toda esa aceleración que a veces nos acompaña sin nuestro permiso.

Esta herramienta es la respiración, la llevamos practicando desde el mismo instante que nacimos, y afortunadamente funciona en piloto automático, pues sino, a mas de uno con las prisas, hasta se nos olvidaría respirar

Como ya sabes la respiración es la única función de nuestro cuerpo que podemos regular, lo que nos permite tener tres tipos diferentes de respiración:

Tipos de Respiración

A- Respiración voluntaria y por lo tanto consciente,

B- Respiración Involuntaria e inconsciente

C- Involuntaria y consciente (se puede observar sin hacer nada)

Hoy te voy a proponer que pongamos nuestra atención en la fase consciente de la respiración (Fase A y C)

 

Seguro que te has dado cuenta de que vivimos como respiramos y respiramos como vivimos.

El estrés, el miedo o la excesiva aceleración de la vida cotidiana nos hacen tener una respiración rápida y superficial en la que solo actúan los músculos intercostales. Esto el cuerpo lo interpreta como un estado de peligro en el que lo importante es sobrevivir y por lo tanto el corazón se ve obligado a latir más rápido para movilizar la sangre hacia las piernas y los brazos y así poder atacar o defenderse.

Para poder enviar esta dosis extra de sangre se tiene que retirar de las zonas en las que el organismo considere que no son imprescindibles en ese momento para la supervivencia, así que es retirada del cerebro, del sistema digestivo y reproductivo, al mismo tiempo que se disminuyen o se detienen las funciones reparadoras y regeneradoras, además de que se generan una serie de hormonas como el cortisol, que durante un corto espacio de tiempo pueden ser beneficiosas, pero que mantenidas en el tiempo deterioran nuestro organismo de múltiples formas, entre otras suprimiendo el sistema inmunológico y disminuyendo la formación de los huesos.

Si el peligro es real esta activación nos puede salvar la vida, pero si solo es un recuerdo que se perpetua en el tiempo o la imaginación de algo que podría llegar a suceder, esta excesiva activación de todo nuestro sistema de alarma terminará por causarnos un daño importante.

La buena noticia es que si bien el cuerpo interpreta la respiración superficial como una señal de que estamos en peligro, funciona también al revés. Si realizo unas respiraciones lentas y profundas el sistema nervioso entiende que estamos a salvo y tranquilos por lo que comienza a desactivar progresivamente todos los mecanismos anteriores y pone en marcha el sistema parasimpático, que es el encargado de los procesos de recuperación y mantenimiento.

Claves prácticas de la respiración abdominal

Siéntate en un lugar tranquilo si es posible, y sino, aprovecha cualquier lugar que te permita estar dos minutos sin que nada ni nadie te moleste.

Espira profundamente vaciando tus pulmones  por completo, hazlo de forma un poco exagerada, inclinándote hacia delante para facilitar la expulsión del aire, retén unos instantes la respiración y deja que la inspiración se produzca de forma natural, llenándote plenamente mientras regresas a la posición de partida, retén un instante la inspiración y vuelve a repetir el mismo ciclo por tres veces.

A continuación céntrate en respirar lento y profundo durante aproximadamente dos minutos.

Procura mantener la espalda derecha y los hombros relajados.

Al inspirar en vez de tratar de llenar el pecho, pon tu atención en hinchar el vientre, como empujándolo hacia fuera.

Coloca tus manos sobre el abdomen y siente como se hincha y se deshincha cada vez que  inspiras y espiras.

Con unos minutos de esta práctica es suficiente, aunque  puedes mantenerla el tiempo que te resulte agradable, siendo muy recomendable hacerla al menos dos veces al día.

Después de los dos minutos de respiración consciente y ligeramente forzada, si vas a permanecer un ratito más, se recomienda ir suavizando la intención de empujar el abdomen y permaneces el tiempo que se este agusto sencillamente observando la respiración sin forzarla.

En este enlace puedes ver un video sobre como realizar esta respiración.

Beneficios de la respiración abdominal

  • Reduce la ansiedad y el estrés.
  • Genera serenidad y bienestar.
  • Centra la atención en el cuerpo y en el aquí y ahora.
  • Mejora la oxigenación corporal y la salud cardiovascular.
  • Normaliza los niveles de CO2 en sangre.
  • Corrige la acidificación sanguínea.
  • Facilita la movilidad de la columna vertebral.
  • Aporta elasticidad a los pulmones y el diafragma.

Te recuerdo para finalizar lo que tu ya sabes, la respiración abdominal es sumamente eficaz y te seguro que funciona, tan solo tiene un pequeño inconveniente, no es suficiente con leerlo, para que suceda, para poder sentir sus efectos,  hay que practicarlo, y cuanto más lo hagas mejor te funcionará.

¡¡¡Animo y a practicar!!!

Si tienes dificultades para soltar el estrés, respirar profundamente  y conectar con la Serenidad, la Terapia Biodinámica Craneosacral es la forma más sencilla, profunda y eficaz que conozco para conseguirlo.

Aquí te dejo un video explicativo, y si lo necesitas o quieres probarlo, puedes solicitar una sesión llamando al 966661933

¿Te apetece comentar algo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s