Un antiguo paradigma que renace – Salud y Serenidad

Uno de los paradigmas más antiguos sobre la salud, dice “VALE MÁS PREVENIR QUE CURAR”

Esta idea que posiblemente nos resulte familiar ya que forma parte del refranero español, y cuando uno la escucha dice, ¡pues claro! vaya una obviedad, y desde luego que lo es o debería de serlo, sin embargo, es una obviedad olvidada o por lo menos muy poco aplicada en nuestros días, aunque afortunadamente parece que progresivamente se va instalando en nuestra manera de vivir.

Durante una parte de nuestra historia se ha llegado ha pensar que no somos responsables de nuestra salud, y que ese cuidado, debería de estar en manos del gobierno y de los médicos. Y si bien es cierto que  el gobierno Español dedica una importante partida de recursos a sanidad y que tenemos unos médicos  excelentemente formados y con una gran disposición de servicio. También es cierto que sería una medida extraordinaria, el que aprendiésemos y se nos enseñase desde pequeños  a cuidar de nuestra salud.

¿Qué significa prevenir?

Me gustaría compartir contigo una reflexión sobre el significado de la frase “vale más prevenir que curar”

Por supuesto que estoy de acuerdo en que cuando uno ya está enfermo, tiene que hacer todo lo que le resulte posible para restablecer su salud y que hubiese sido mucho mejor haber tratado de prevenirlo antes.

Pero permíteme que analicemos juntos el significado de la palabra “prevenir” que viene a decir “tomar precauciones o medidas por adelantado para evitar un daño, un riesgo o un peligro” esto que esta muy bien, da la impresión al mismo tiempo de que tiene puesto el foco de la atención en las medidas que se adoptan para que un suceso negativo no llegue a suceder, para que la enfermedad no llegue a instalarse y hacer lo posible por evitarla.

Sin embargo, ya sabemos que donde pones tu atención eso se amplifica para ti, por lo tanto, me parece que aún sería mejor no poner el interés en la enfermedad sino mas bien en potenciar la salud.

400 años antes de Cristo ya el gran medico Hipócrates (Cos, c. 460 a. C.-Tesalia c. 370 a. C.) considerado hoy en día como el padre de la medicina, nos regalaba esta celebre frase, La función de proteger y desarrollar la salud debe ser incluso superior a la de restaurarla cuando está deteriorada”

y el Dr. Andrew Taylor Still ( Virginia, 1828- 1917) considerado como el padre de la osteopatía declaró lo siguiente“Encontrar la salud debe ser el objetivo del medico, cualquiera puede encontrar la enfermedad.”

¿Qué te parece si observamos la Salud, la potenciamos y facilitamos su libre expresión?

Si al observar hacemos más presente lo observado, parece que sería una buena idea empezar a poner toda nuestra atención en la salud, para hacernos conscientes de que estamos vivos y por lo tanto como también decía Hipócrates “La fuerza natural dentro de cada uno de nosotros es el mayor sanador de todos”

La manera de potenciarla y facilitar su expresión se puede hacer de muchas formas sencillas y naturales como por ejemplo…

Comer, beber, respirar y dormir-descansar.

A veces cuando se quiere obtener más energía lo primero que suele hacer es pensar en comer algo como un buen filete o tomar bebidas alcohólicas, pero párate a pensar un momento. ¿Cuanto tiempo crees que puede pasar un ser humano sin comer? … ¿Tu que dirías? La ciencia nos indica que como mucho unos 40 días ¿y sin beber?… unos 5 días; en función de estas cifras podríamos pensar que es más necesario para mantener la vida y la salud el beber que el comer.

¿Cuantos días crees que podrías sobrevivir sin respirar? Vaya pregunta más tonta, no te parece, todos sabemos que moriríamos tan solo se dejásemos de respirar unos pocos minutos.

Siguiendo el mismo razonamiento anterior parece evidente que es más importante respirar para mantener la vida y la salud que el comer y el beber.

Comer

“Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina” Hipócrates

Para potenciar nuestra Salud necesitamos comer alimentos lo más naturales posible, que no estén procesados ni adulterados, sin aditivos, colorantes o conservantes; cercanos a tu lugar de residencia, de agricultura o ganadería biológica y si es pescado que sea salvaje, no de piscifactoría.

En fin la comida de siempre, la de tu abuela, tomada con tranquilidad, bien masticada y sin excesos.

Beber

Hay estudios que dicen que tomar un vaso de vino al día es bueno para…

Que el whisky es bueno para…

La cerveza mejora el…

Que la coca cola es genial para… que si el red bull te da…

El agua con gas es buena para…

Puede ser yo no lo he comprobado científicamente, ni se si hay estudios ni si los hay quien los financia.  Lo que si que se, es que llevamos como especie millones de años bebiendo agua natural del tiempo y no nos ha ido mal.

Respirar

Hoy en día disponemos de ingentes evidencias científicas de cómo el respirar no solo nos mantiene con vida, sino también, como está función corporal esta íntimamente ligada con lo estados de animo.

Cuando sentimos miedo, la respiración se vuelve más rápida y superficial como un mecanismo adaptativo para podernos defender o atacar, y por ello, el sistema nervioso relaciona este tipo de respiración con la excitación y el estrés, pero la buena noticia es que también funciona al revés, si ralentizas tu respiración conscientemente consigues entrar en estados de mayor relajación corporal y anímica.

Existen miles de métodos respiratorios para mejorar la salud, pero para empezar, sencillamente toma unas cuantas respiraciones más profundas de lo habitual para eliminar los residuos que se quedan el los pulmones cuando haces una respiración muy superficial, lo que ayudará enormemente a ingresar más oxigeno en el cuerpo que te llenará de vitalidad y capacidad para mantener y reparar el organismo. A continuación inspira lenta y profundamente pero ya sin forzar mucho, reten unos segundos, suéltalo despacio y vuelve  retener unos segundos antes de volverte a llenar.

Es imprescindible “vaciarte” para poderte llenar.

Es imprescindible “llenarte” para poderte vaciar.

Lo ideal es que encuentres tu propio ritmo respiratorio pero si no sabes por donde empezar ,comienza con un ciclo de 5 segundos por cada fase y desde ahí lo vas adaptando a tus necesidades.

Dormir y descansar

De nuevo podemos darnos cuenta con el acto de dormir, es mucho más importante que el de comer, pues nadie puede sobrevivir sin dormir absolutamente nada, tanto tiempo como sin comer. Si lo intentásemos, entrarían en marcha los mecanismos de supervivencia y sencillamente nos apagaríamos, haciéndonos dormir, aunque tan solo fuese por periodos muy breves.

Pero dormir y descansar  aunque deberían ir de la mano, no siempre es así debido a la excesiva activación que sufrimos durante el día.

No siempre somos conscientes de ir parándonos progresivamente conforme se acerca el tiempo de acostarnos, por lo que te invito a reflexionar sobre a que dedicas tu tiempo poco antes de dormir.

Es evidente que no se descansa igual durante la noche, si acabas de tener una discusión antes de dormirte o si te pasas el tiempo con las redes sociales delante de la pantalla del móvil, o si quizás te vas a la cama nada más terminar una película de acción o tras largas horas de telediario mezclado con programas sobre debates o de entretenimiento que a veces rozan lo grosero.

Te animo a que encuentres tu propia rutina de preparación para dormir, descubriendo  que es lo que te ayuda a descansar mejor; quizás algo de música o lectura relajada, que la cena no sea muy copiosa y pase un poco de tiempo antes de acostarte y si te apetece y puede ser,  dar un ligero paseo después de cenar y antes de dormir, bueno, bueno eso ya si que es de nota.

Es una práctica excelente, dedicarle unos minutos a repasar tu día, reconocer los buenos momentos que has disfrutado y agradecer a la vida el regalo de haber podido disfrutar del día que concluye.

Quizás, si te duermes agradeciendo con una sonrisa que aflore desde tu corazón, descansaras mucho mejor y te despertaras con más animo y energía, agradeciendo con otra sonrisa, al nuevo día que comienza.

Por supuesto que hay muchas más practicas y aptitudes que potencian la salud como por ejemplo:

  • La conciencia corporal
  • El ejercicio
  • Los suplementos alimenticios
  • La observación de los pensamientos
  • La meditación…
  • La terapia craneosacral

Pero ¿no los vamos a tratar todos hoy, no te parece?

Otro día mas…

 “El médico trata, pero la naturaleza sana” Hipócrates

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s