¿En qué tipo de “cajón” coloco mis asuntos?


El lenguaje que utilizamos no solo describe la “realidad” en la que vivimos, también es capaz de crear “realidad”.  Por ese mismo motivo, puede ser una valiosa herramienta para des-cubrir el mundo interior y además, transformarlo.

“El lenguaje constituye uno de los componentes fundamentales a partir de los cuales construimos nuestros modelos mentales del mundo, y puede ejercer una tremenda influencia sobre el modo en que percibimos la realidad y respondemos ante ella”. Robert Dilts

El prestar atención al lenguaje que brota desde el interior, es una excelente práctica de consciencia, que nos ayuda a entre otras cosas, a identificar si nuestra conversación esta conectada a nuestra realidad del momento presente, o se encuentra tintada por creencias del pasado que se expresan como elementos desmotivantes, limitantes o frustrantes, como por ejemplo:

  • No puedo
  • No seré capaz
  • Es peligroso
  • Eso es imposible
  • Seguro que me sale mal
  • Muy difícil
  • Si pero…

Lo importante a saber y poner en acción, es que modificando el lenguaje conscientemente, podemos trasformar nuestras emociones, estados de animo y maneras de pensar.

A través de las palabras damos sentido a nuestra vida, etiquetando, valorando, comparando. Sin embargo,  no siempre el significado emocional que se vincula a nuestras palabras esta actualizado, y seguimos utilizando inconscientemente, viejos patrones de comportamiento basados en nuestras creencias más antiguas, y hay que tener en cuenta que la mayoría de ellas, se formaron desde el momento de la concepción hasta aproximadamente los 7 años de edad.

Si aprendemos a reconocer nuestras palabras, podremos investigar los pensamientos en los que se sustentan y a que emociones se vinculan, lo que nos dará la llave para empezar a modificar las palabras que utilizamos, y de esta forma, modificar las creencias y las emociones que despiertan.

Si de pequeño escuchaste que eres torpe y que el aprender un nuevo idioma es muy difícil,  y lo aceptaste y te lo creíste, eso se quedó grabado en tu interior como parte de lo que tu crees que eres. Si posteriormente de mayor tratas de aprender un idioma, te costará muchísimo, pues te consideras torpe y además, tratas de aprender algo que etiquetaste como muy difícil.

Lo bueno de todo esto, es que si bien se creó una programación inconsciente que ha regido toda tu vida, y ten presente que el inconsciente actúa entre el 95 y el 99% del tiempo,  también es cierto que se puede volver a reprogramar conscientemente.  

Observa tus palabras y cámbialas. ¡Cambiará tu realidad¡

 

Empecemos por cosas sencillas como por ejemplo:

Cambia “pero” por “y”

Pues si bien las dos son conjuncionescuya función es establecer relación entre palabras o frases; la palabra “Pero” es una conjunción adversativa  y por lo tanto, se suele utilizar para contraponer dos ideas.

Cuando utilizamos “pero” la primera frase suele ser algo agradable, y luego la segunda parte tiene tendencia a anular la primera,da la impresión psicológica de que estamos frente a direcciones opuestas o situaciones excluyentes;mientras que al utilizar “y” se pueden acoger ambas posibilidades.

En los siguientes ejemplos se puede captar la idea:

  • Quiero ir de vacaciones “pero” no tengo dinero.
  • Quiero ir de vacaciones “y” no tengo dinero.

En la primera parece que no podré ir de vacaciones porque no tengo dinero. Mientras que en la segunda, se mantiene la idea de ir de vacaciones, y queda por resolver el cómo se podrá conseguir.

  • Me iría al teatro “pero” tengo mucho trabajo.
  • Me iría al teatro “y” tengo mucho trabajo.

Igualmente en la primera frase parece que no se irá al cine por exceso de trabajo, mientras que en la segunda, se reconoce la intención de ir “y” también el hecho de tener mucho trabajo. Por lo que quedan abiertas muchas posibilidades:

  • Me voy al teatro y ya terminaré el trabajo otro día.
  • Me doy prisa con el trabajo y voy al teatro a la ultima sesión.
  • Invito al teatro a un compañero y hacemos el trabajo entre los dos…

Cambia “tengo” por “quiero”, “decido” o  “escojo”

La palabra “tengo” da la impresión de que a lo que se refiera no queda más remedio que hacerlo, y se suele vivir como una imposición de las circunstancias. En cambio, “quiero, decido o escojo” aportan una mayor sensación de libertad y ligereza, abriéndonos a la idea de que podemos elegir  entre las diferentes posibilidades.

  • “Tengo” que estudiar o suspenderé.

Cambia por:

  • “Decido” estudiar o suspenderé.
  • “Escojo” estudiar para aprobar.
  • “Quiero” estudiar para aprender.

Cambia las expresiones negativas

“No” es una palabra abstracta que la mente no registra con claridad.

Si te pregunto ¿tienes hambre? y me respondes “no”, la respuesta es muy clara, pero si por ejemplo te pido que “no” pienses en un gatito de manchas blancas y negras, la mente recreará inmediatamente la imagen del gatito, para después tratar de eliminarla, aunque ya has pensado en ello.

Por este motivo, es más apropiado y saludable expresarte en positivo ya que la mente entenderá con claridad lo que quieres y podrá enfocar su intención en la dirección correcta.

Cambia:

  • “No” quiero estar triste – por – quiero estar contento.
  • “No” quiero enfermar – por – quiero estar saludable.
  • “No” quieroparar – por – quiero continuar.

Cambia de Cajón

   Si pusiste el aprender cualquier cosa, por ejemplo un idioma, en el cajón de las cosas “difíciles” desde ese lugar será realmente complicado aprenderlo. Sin embargo, puedes reubicarlo y situarlo esta vez en el “cajón” de los retos o los desafíos.

Cambia: 

  • Aprender chino es muy Difícil – por – Aprender chino es un Desafío.
  • Es Imposible resolver este crucigrama – por – Es un Reto resolver este crucigrama.
  • Es una negociación Complicada – por – Es una negociación Estimulante 

Cambia el vincular estados negativos con el Ser

Lo que eres forma parte de tu esencia y no se puede cambiar con facilidad, mientras que las acciones o el comportamiento, si bien es cierto que forman parte de ti, no te contienen o limitan, pues tu eres mucho más que eso.

Cambia:

  • Soy tonto – por – a veces hago tonterías.
  • Soy nervioso – por – en ocasiones siento nerviosismo.
  • Soy imprudente – por – de vez en cuando cometo imprudencias.

Evita las generalizaciones

Se denomina generalización a un proceso mediante el cual se establece una conclusión de índole universal desde una observación u observaciones particulares. La generalización es generalmente infundada por el hecho que es inviable un tipo de paso lógico entre lo particular y o universal o general.

Las generalizaciones pueden sernos útiles para tomar decisiones rápidas, que nos ayuden a ser mas eficaces y funcionales e incluso a sobrevivir, pero también, hay que tener en cuenta que su utilización habitualmente poco meditada, viene de nuestra visión de la realidad formada en el pasado, e incluso muchas veces ni siquiera es nuestra propia forma de entender el mundo, sino que se ha copiado de nuestro entorno sin haber sido reflexionada.

¿Qué añadirías de forma rápida y sin pensar a los siguientes enunciados?

  • Todos los hombres son …
  • Las rubias son…
  • El dinero es…
  • Ningún político es…

También date cuenta que frases como las siguientes son sumamente limitantes, y además de no ser ciertas, pueden llegar a ser grandes obstáculos que impidan el cambio a nuevas experiencias.

Te propongo que si descubres frases similares, las cuestiones para tomar conciencia de que no se ajustan a la realidad, aunque si que crean una realidad limitante para quien las utiliza.

  • “Siempre” me sale todo mal.
    • puede ser que algunas veces te salga mal y otras no
  • “Nunca “seré feliz.
    • ¿Cómo lo sabes? ¿tienes una bola de cristal?
  • “Nadie” se porta bien conmigo.
    • Es posible que alguien no se haya portado bien contigo ¿pero nadie?
  • “Todos” están contra mi.
    • ¿Toda la humanidad?

Cambia el No puedo

No puedo suena muy categórico y da la impresión, quizás errónea, de que no será posible hacer eso, y por lo tanto, cierra la puerta a la posible acción que resuelva la situación. Puedes probar a modificarlo añadiendo un adverbio o locución.

  • No puedo subir esa montaña – por – Por ahora no puedo subir esa montaña.
  • No puedo hablar con Pedro – por – De momento no puedo hablar con Pedro.
  • No puedo caminar desde la operación – por – Todavía no puedo caminar desde la operación
  • No puedo solucionar esta situación – por – Aún no he podido resolver esta situación.

Ten muy presente que si algo de lo que has leído te parece apropiado, o incluso una buena idea para aplicar en tu vida y pero no lo llevas a cavo, no será suficiente el conocimiento del tema para transformarlo, además “hay que pasar a la acción”

¡Animo!

Empieza por lo que más te haya llamado la atención, por algo sencillo y pronto empeoras a notar diferencias

Citas celebres

“No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras”

Juan Luis Vives

“Las palabras son la configuración acústica de las ideas”.

Novalis

“El lenguaje es la casa de la verdad del ser”

Martin Heidegger.

“Palabras y magia fueron al principio una y la misma cosa…”

Sigmund Freud

“El verdadero significado de las cosas se encuentra al tratar de decir las mismas cosas con otras palabras”

Charles Chaplin

Lecturas recomendadas:

El Hábito del Logro/ Alcanza Tu Máximo Potencial Y Toma El Control

de Bernard Roth

El poder de la palabra: PNL (Programación Neurolingüística) de Robert Dilts

El poder de las palabras: Alcanza todo tu potencial a través de su significado oculto de Kevin Hall 

El Agua: Espejo de las Palabras de Masaru Emoto

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s