LA INTEGRACIÓN

Si recapacitamos acerca de cual es el sentido real y último de la terapia nos daremos cuenta que en realidad la verdadera curación está en integrar.
Sin ser conscientes de ello buscamos reconocer, asumir, aceptar, recoger fragmentos, partes de “nosotros mismos”, de las que nos hemos desconectado o hemos rechazado; sin saberlo ni decidirlo buscamos ser íntegros, enteros.

Javier de María Integración terapia craneosacral biodinámica Alicante
Este acto inconsciente toma forma en nuestra vida cotidiana con todas las acciones que se abocan a la posesión; el adquirir cosas, riquezas, comida, conquistar territorios, personas, amores. Toda la ambición existente en este orden es la simbolización de la búsqueda del ser humano por llenarse, por completarse. Es la búsqueda inconsciente de plenitud.

En nuestra condición de ser humano vivimos divididos, fragmentados, y a esa fragmentación y la fricción que se crea entre las partes la llamamos enfermedad.

Fragmentación

Quizá sea la forma en la que se ha desarrollado el sistema nervioso y la manera en como procesa el pensamiento y la razón nos lleva a experimentar la sensación de individualidad, de la separación entre el individuo y el entorno.
No nos sentimos parte de la naturaleza, del universo que nos rodea ni pertenecientes a el, sino que nos vivimos como entes separados, seres individuales en un entorno ajeno, extraño, y hostil. Este es el primer nivel de fragmentación.
El desarraigo que esto provoca nos hace sentir desvalidos y desconectados, esto genera miedo y la reacción natural a este sentimiento es la de protegerse, acorazarse, fortaleciendo aún más la sensación de separación.

Ya sabemos acerca de la falta de cohesión entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. En general nuestro sistema nervioso no funciona de manera unificada, cada parte de el pulsa de una forma y parece que impone sus prioridades sin contar con el resto, muchas veces la parte más racional inhibe o ignora las emociones, en algunas otras personas la emociones y sentimientos imperan sobre la razón, en otras los impulsos primarios o bien son reprimidos en nombre del civismo y la educación o bien toman el mando abocando a la persona a exacerbar el instinto de supervivencia, al temor o la violencia, raramente el sistema nervioso funciona de manera armónica e integrada. Enagenamos partes en el ámbito psicológico, el orgánico o las memorias somáticas.
De manera que ahí nos encontramos otro nivel de fragmentación, dentro de “nosotros mismos”. Se podría decir que son los distintos “cuerpos” que componen la totalidad de una individualidad. Cuerpo-mente se contemplan como separados y también la mente en sí no funciona de manera integrada.

Más allá de esto nos encontramos con órganos, sistemas y estructuras que también se interrrelacionan unos con los otros. Nada está aislado, cada elemento del organismo se relaciona directamente con sus vecinos, a la vez ambos pertenecen a algo mayor y así sucesivamente.

La “sensación” de separación de nuestro organismo del entorno y también la separación dentro de sí genera estrés, tensión. Parece que estas partes separadas necesitan protegerse unas de otras porque no se sienten formando parte de una unidad, no están integradas, y todo esto aboca a la disfunción.

Cuerpo energético

La terapia en realidad nos invita a suavizar la fricción en estas relaciones escindidas y en el conflicto de una estructura con otra, de un órgano con otro, de las distintas partes dentro del organismo.
Muchas terapias, con mayor o menor conciencia de ello van a incidir sobre esto, a suavizar la fricción entre las partes y armonizar relaciones. Eso si, cada una actúa en un grado o nivel, unas facilitaran la relación entre el humero y la escápula, otras ayudaran a que un órgano desvitalizado se integre funcionalmente dentro de su sistema u otras incidirán sobre la gestión entre la vida emocional y la razón….

Este estado fraccionado no es real, la contracción y acorazamiento que se genera como respuesta al estrés es lo que crea estas barreras, esta separación.
Cuando se proporcionan las condiciones adecuadas donde el organismo ya no tiene que protegerse, este tiene la oportunidad de soltar las corazas que generan la separación, de descomprimirse.
Esto en un nivel orgánico se traducirá en una mejor enervación nerviosa, en mayor afluencia de nutrientes y oxígeno a las células, en un mejor drenaje de residuos, en definitiva, en un mejor metabolismo y funcionalidad de los tejidos. La cohesión entre los distintos sistemas orgánicos aportara un mayor grado de integración corporal. También la relación cuerpo-mente entran en un estado de coherencia e integración.
Cuando el cuerpo se descomprime el sistema entra en un estado de relación unificado, el organismo se abandona en la red energética que lo contiene que al diluirse sus fronteras se establece una relación más fluida entre las partes y tiene la oportunidad de reorganizarse.
Este es el estado que conforma el cuerpo energético en biodinámica lo llamamos “cuerpo holístico”.

“En casa”. Cuerpo Real

El siguiente grado de integración y de sanación es la conexión con la naturaleza, no es exactamente él ir al campo para disfrutar de los árboles, el aire libre, el agua del manantial y demás elementos -que también es un buen recurso-, sino la “conciencia”, y más que la conciencia en el sentido de darnos cuenta, la vivencia de sentirse eso, sentir que formamos parte de ella, pero no una parte pequeña, sino que somos la naturaleza misma, el cosmos, o si le queremos llamar, el espíritu.

La permeabilidad con ese cuerpo mayor que somos es realmente lo que nos nutre, nos sostiene, nos aporta confianza, seguridad, y todo lo que podemos esperar como seres vivos, encarnados, porque ese es nuestro verdadero cuerpo, ese es el “estar en casa” donde toda necesidad está cubierta. Así conectamos con que el individuo que creemos ser no funciona separado de ese “gran cuerpo que es”,

Y seguramente eso no está tan lejos, quizá puntualmente vivimos sin “darnos cuenta” esa conexión. Para alguno quizá sea en entornos naturales donde por momentos no necesita protegerse, el entorno “hostil” en el que se ha convertido la cotidianidad se desvanece y entra en conexión con ese espacio que le es propio, con el que actúa sincrónicamente, con esa sensación de no estar separado de lo demás, de que algo grande organiza todo. Sin la intervención de la voluntad y sin ninguna práctica para lograrlo uno se encuentra por segundos o minutos descomprimido, pulsando con el entorno, sumergido en ese cuerpo mayor que es el verdadero hogar.

A esta conexión tan “natural”, en biodinámica lo llamamos cuerpo de Marea, o Marea Larga, aquí el organismo sintoniza con ese orden mayor al que pertenece y en este estado aflora la cualidad intrínseca de autoregularse, de armonizarse consigo mismo y con el entorno al que pertenece, que es.

Por eso la aproximación biodinámica de la terapia Craneosacral es tan fascinante, porque realmente se orienta a esa plena integración, aporta el terreno y las condiciones para que esto pueda suceder. Facilita acceder a un mayor grado de organización y así poder vivenciar o experimentar un estado en el que nos sentimos más unificados, podemos llegar a sentir que no estamos divididos, que todas las estructuras de nuestro cuerpo funcionan al unísono, que están coordinadas, y no sólo eso, sino que podemos llegar a experimentar que nuestro organismo no esta separado del “entorno” sino que también funciona al unísono con él.

Artículo cedido por mi buen Amigo así como  excelente profesor y terapeuta…

Rafael Martiz
http://www.midlineinstitut.com/

Anuncios

2 comentarios en “LA INTEGRACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s