Aprendiendo

Aprendiendo…

Desde mi visión y experiencia personal en el mundo de las terapias holísticas y humanistas, especialmente con la terapia craneosacral, así como también, en el ámbito de las comúnmente llamadas artes marciales, y sobre todo en la práctica del Aikido, por ser esta la que mejor conozco y a la que más tiempo he dedicado y dedico, me parece que lo más apropiado para poder avanzar con seguridad en estas dos disciplinas y posiblemente en cualquier otra que merezca la pena, consiste en una serie de principios y aptitudes sobre las que merece la pena reflexionar, para asentar unas bases sólidas sobre las cuales desarrollar el “Trabajo”.

Javier de María Terapia Craneosacral ElcheAikido Javier de María Alicante

En el comienzo quizás lo más importante es tener la suerte y la capacidad para elegir un buen maestro y a la vez, ser aceptado por él.
Si no se acierta en esta etapa es probable que se inviertan muchos años en aprender lo que se podría haber adquirido en menos tiempo con el asesoramiento apropiado, y lo peor, es que seguramente se habrán adquirido defectos, ideas equivocadas o incompletas y hábitos inapropiados, que requerirán de una posterior revisión y será mucho más difícil borrar o modificar un hábito incorrecto o un pensamiento erróneo, que aprenderlo bien desde el comienzo.
En estas prácticas, como muchas otras disciplinas, para poder desarrollarse con eficacia y plenitud requiere de la apropiada fusión de dos conceptos, por un lado la Filosofía y por otro la Ciencia.
Si no se nos transmite una buena base filosófica que nos permita entender por qué se hace lo que se hace, podríamos caer con facilitad, en repetir modelos de conducta o técnicas concretas, sin saber a dónde nos conducen, y dar por bueno aquello que no lo es, o que quizás tan solo es apropiado es un contexto pero que carece de sentido en otros. Este proceso para completarse a de ir acompañado a su vez de la indagación personal, que no se limita a adquirir con exactitud la transmisión de los contenidos, si no que a su vez, necesita de la propia reflexión para aprender a realizarse las preguntas adecuadas y sumergirse en el interior en busca de las respuestas.
“Leer sin reflexionar es como comer sin digerir” Edmund Burke

Además, es necesario partir de una base científica mediante la cual se van obteniendo certezas a partir de la observación, el razonamiento y la experimentación. Lo que nos permite evolucionar partiendo de algo sólido que ya ha sido sistematizado y comprobado en numerosas ocasiones de forma práctica, y desde aquí, una vez evaluados los hechos de forma objetiva y mensurable, se construyen las diferentes técnicas y métodos que utilizamos.
Por lo tanto si bien al comienzo es necesario copiar e imitar a los que ya saben sobre la materia que se quiere aprender, intentando ser lo más fiel posible tanto a la técnica como al espíritu de sus enseñanzas, solo con la repetición de lo transmitido no será suficiente para desarrollarse satisfactoriamente, ni se estará aportando algo nuevo y diferente a dicha materia que la permita con el tiempo ir evolucionando. Hace falta Algo más.
Estos dos aspectos del aprendizaje si bien son cruciales en nuestra búsqueda, aún carecen de un tercero para acercarnos a la excelencia y este es “el Arte”.

Por arte se suelen entender al menos dos conceptos diferenciados, por un lado nos habla de una actividad realizada con esmero y entrega, así como de las reglas y condiciones para poder desarrollarla de forma óptima, a través de la habilidad el talento y la experiencia, dígase Artes Marciales, Artes Curativas… y por otro lado, se suele entender el arte como la capacidad y actividad creadora del ser humano.

Filosofia
Si hemos tenido el discernimiento y la fortuna de encontrar un profesor apropiado que nos transmita con exactitud las técnicas y a la vez nos adentre en las bases filosóficas que las sustentan y no contento con esto, nos anima progresivamente a no contentarnos con ser un técnico competente, sino que nos incita a crear nuestra propia manera de adaptarnos a las enseñanzas, para que paso a paso, sean las técnicas las se vallan acoplando a la propia identidad del aprendiz. Si todos estos pasos se van dando cuidadosamente y se le dedica el tiempo necesario con la inevitable constancia que se mantiene día a día, mes a mes y año tras año, es muy probable que un buen día casi sin darte cuenta, comience a fluir algo que no es fielmente igual a lo que aprendiste, pues parece que tiene una forma ligeramente distinta o quizás radicalmente diferente, y sin necesidad de pensar cual es la acción necesaria en cada momento, esta comienza a emerger de manera natural desde un estado de relajación que te invita a la fusión espontanea con lo que va aconteciendo, y sin saber exactamente el cómo ni por qué, algo brota con eficacia y belleza llenándote de una serena impresión de que… “ahora sí”.
A partir del momento en que se experimenta esa sensación, aunque sea por un breve lapso de tiempo, es como si surgiese un antes y un después, que te marcará con claridad el sentido de la práctica, que si bien sigue estando guiada por la búsqueda y el experimentar constante, ahora sabrás donde mirar y encontrar las respuestas, pues estas empiezan a estar dentro y no solo fuera.

Uno se pregunta ¿cómo llegar a ese mágico momento?

Los pasos que se dan en el aprendizaje ya están expresados a través de la gráfica de Bandura y estos son de forma esquematizada los siguientes:

Gráfica de Bandura

Cuatro pasos en todo proceso de aprendizaje:

• Incompetencia Inconsciente. (I.I.)No sé que no sé.
Si nunca antes has visto, oído o experimentado de cualquier forma aquello que pretendes aprender, eres Incompetente en ello y además, eres Inconsciente puesto que ni siquiera sabes qué es eso que no sabes.
• Incompetencia Consciente. (I.C.) Sé que no sé.
Comienza el aprendizaje y te das cuenta de que no sabes nada de eso que quieres aprender, de aquí surgen dos posibilidades, o bien se busca más información y experiencia mediante la práctica y el estudio o bien se abandona el aprendizaje.
• Competencia Consciente. (C.C.) Sé que sé.
En esta fase es en la que se adquieren las habilidades y competencias deseadas mediante esfuerzo y perseverancia durante un tiempo considerable. Comienzas a saber sobre el tema de tu aprendizaje y además, te das cuenta de forma consciente de lo que sabes.
Y por último surge la Competencia Inconsciente.
• Competencia Inconsciente. (C.I.) No sé que sé.
Después de un largo proceso de aprendizaje se integra lo aprendido, y se actúa desde un nivel más profundo, en el que casi no se tiene conciencia de lo que se conoce.

¿Cuánto tiempo hace falta para llegar?

En muchas ocasiones se comienza el aprendizaje motivado por los logros conseguidos por alguna persona o grupo de ellas, que muestran un grado de sabiduría o dominio de su práctica altamente sorprendentes, y nace el anhelo de querer llegar al mismo punto que ellos lo antes posible, sin pararse a reflexionar sobre el esfuerzo y dedicación que esos referentes han tenido que dedicar para llegar donde están, y eso al margen de que quizás ya contaban con una genética o una serie de habilidades innatas que les han facilitado el aprendizaje.
Evidentemente no es lo mismo pretender alcanzar la maestría jugando a las tres en raya que al ajedrez, igual que no es lo mismo conformarse con aprender a leer, que con un relativo esfuerzo uno se vuelve en seguida competente inconsciente, pues se deja de tener que pensar en letras o silabas y sin repasar el proceso de lectura se entiende el significado de lo que se lee, y otra muy diferente será estudiar filosofía.
Pues bien, el sociólogo y periodista Malcolm Gladwell en su libro Outliers (Los fuera de serie, 2008), establece la regla de las 10.000 horas y afirma, que para alcanzar el máximo potencial ya sea de un atleta o un científico, de un artista o un hombre de negocios, se necesitan 10.000 horas de práctica, lo que sería el equivalente a unas tres horas de práctica diaria durante diez años.

¿Qué se necesita?

Por un lado es mejor abandonar lo antes posible las prisas y la ansiedad por llegar, pues cada maestría necesita de su tiempo (y ya hemos visto que no es poco), por otro lado, llegar ¿adonde? ¿Es que hay algún lugar al que llegar? Si nos referimos a terminar una formación, conseguir el cinturón negro o concluir una carrera determinada eso ya está tipificado de antemano, y sabremos aproximadamente el tiempo que requiere concluirla, pero eso no quiere decir ni mucho menos que se domine la materia, tan solo que se han dado los pasos suficientes para ser competente en la disciplina elegida.
Para que comience a fluir sin esfuerzo el conocimiento y las habilidades adquiridas, de tal manera que se adecuen con perfección a las necesidades de cada momento, se precisa a mi entender, de la “mente del principiante”, de una mente abierta que no se queda atrapada en las formas y conceptos que ya conoce, sino que también se permite explorar las nuevas y cambiantes circunstancias que surgen del instante presente.

Se necesita “corazón” para ponerle pasión y alegría a cada instante de práctica y de estudio, que te ayuden a disfrutar de lo que haces y te motive a seguir en ese sendero con un sentido profundo de siempre en camino, siempre aprendiendo, lleno de gozo.
Hace falta “quietud interior” que se puede expresar en medio de una meditación sentado o durante una actividad fulgurante, una sensación que no busca sino que más bien encuentra lo que se presenta, y acoge por igual lo blanco que lo negro, adaptándose fluidamente a las circunstancias. Una experiencia desde la que no hay percepción de sentirte separado ni tampoco de sentirse unido, pues por un instante, es como si todo eso desapareciese, se fundiesen lo uno con lo otro y tan solo quedase, una quietud dinámica una dinámica quietud, que tan solo se reconoce cuando desaparece, cuando algo cambia y dejas de Ser y Estar en Eso, tan solo pudiendo repetir los versos de San Juan de la Cruz

Entréme donde no supe y quedéme no sabiendo, toda ciencia trascendiendo”…

Anuncios

Un comentario en “Aprendiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s